Perdonen que no me aliste

c3997142576e6f4d163ead570965368d

Me había propuesto no escribir ni una palabra sobre la reforma del Estatut, pero un correo del Foro de Ermua me ha trastornado la determinación. Tenía decidido no hablar porque, al volver después de tres semanas en Brasil, me dí cuenta de que había bajas presiones atmosféricas, con riesgo alto de chubascos, como en el año de la guerra. En mi primera comida social después del retorno, oí a un amigo hablar mal de Zapatero. Nada extraño, si no fuera porque mi amigo es socialista. Más aún: es felipista, guerrista y chavista (de Chaves, el bueno) por sangre, per natura y no por cultura. El caso es que este amigo comenzó a formular lo que al principio me pareció una simple crítica de hastío, casi monótona, pero que después fue una disidencia muy seria.

En un momento de la comida, cuando me oyó expresar mi intuición (sin datos) de que lo que es bueno para Cataluña es bueno para Andalucía, se indignó: que si yo estaba delirando, que no sabía ni una palabra de economía… Terció alguien para decir que Chaves, el bueno, había declarado eso mismo en la prensa. “¡Pero será con otro sentido!” -exclamó mi amigo. Sin darme todavía cuenta de la pasión latente en él solté que Madrid se lleva el veinte por ciento de la inversión pública con el diez por ciento de la población española y Cataluña, justo al revés. Como esto no es una intuición, sino un dato, nadie me respondió. Pero cuando me atreví a decir que hay sospechas de que lo de la Andalucía subvencionada puede estar en el pasado, al menos en lo que respecta a provincias como Málaga o Almería, me interrumpió un grito: “¿Y España qué?”.

Ahí se acabó la conversación. Mi amigo es un patriota en el mejor sentido de la palabra, yo soy un republicano en el sentido kantiano del término. Él estaba dispuesto a hablar de patrias y de naciones, y yo sólo de estado y de economía, es decir de quién paga el metro de Móstoles, o de adonde van los graduados de las universidades andaluzas… Así que cambiamos de tema y tan felices.

Al día siguiente tenía que escribir un caorama, abrí el ordenador y elegí lo de “¿Y España qué?” como título. En el equipo de música estaba sonando una canción de Dexter: “yo soy un moro judío que vive con los cristianos, no sé qué Dios es el mío, ni cuáles son mis hermanos”. Vi la analogía enseguida: yo soy un federalista andaluz que vive con los cristianos. Me empeño en distinguir entre estado y nación, entre patria y constitución. No estoy dispuesto a mover ni un dedo para defender a un estado y estoy dispuesto a todo para defender los derechos fundamentales. Ni me entendería un nacionalista catalán, ni me entendería Rodríguez Ibarra (por no hablar del que te dije).

Así que callado. Esa era mi decisión. Pero esta semana ha ocurrido algo. Desde los días del asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997 recibo y leo con frecuencia el boletín y los correos del Foro de Ermua. Esta semana me llega uno en el que me convocan a una manifestación en defensa de la unidad de España, termina así “Es obligación del Gobierno de la Nación y de las Cortes Generales hacer fracasar cualquier intento que pretenda debilitar España y en esta tarea se verán respaldados por la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles y por el movimiento cívico que ha surgido en toda España desde las Jornadas de Ermua de 1997″.

Mal leído, el último párrafo compara una simple reforma de un estatuto de autonomía, con una estrategia asesina. Bien leído, dice que los millones de ciudadanos que salimos a la calle contra la pena de muerte dictada por ETA, volveremos a salir en defensa de la unidad de España. Por supuesto me quiero quedar con la segunda lectura, pero aún así espero de verdad que no haya tantos en la Puerta del Sol. Como también canta Dexter “No hay una piedra en el mundo que valga lo que una vida y perdonen que no me aliste bajo ninguna bandera, vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste”.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>