Muammal, Sebastiani y Pérez

24051f1a73d7ccf80aa0e781a6178da9

En el siglo XI, un edil del rey Badis convirtió el arenal del río Genil en su confluencia con el Dauro en un paseo de álamos. La ciudad recién nacida encontró allí un área de esparcimiento veraniego y comenzó a frecuentar la zona. Podemos imaginar allí las citas de los enamorados, las carreras de la muchachada, los caballos de los ricos, los carros de los aguadores, los quioscos que servían el sirope con nieve del Veleta, la seda roja de los poderosos y el lino pobre de la ‘amma. El edil de Badis se empeñó en que la nueva alameda llevase su nombre y lo logró durante los cinco siglos y medio que duró la lengua árabe en la ciudad: Paseo de Muammal.

A comienzos del siglo XIX, el general Horace Sebastiani se instaló en Granada. Llegó con pretensión de quedarse e implantó toda una política urbanística. Con los materiales de la torre de San Jerónimo, se construyó el Puente Verde, se reformó el paseo y se construyó un jardín botánico. Dos años después, recuperado el control de la ciudad por quien lo había tenido desde los tiempos de la conquista, se reconstruyó la torre de San Jerónimo, no se derribó el Puente Verde, pero sí se demolió el jardín botánico. A intervalos, los jardines conservaron el nombre de Sebastiani hasta nuestros días.

La actual corporación municipal colocó hace pocos años una fuente en el Humilladero. La fuente es un auténtico atentado contra la proporción áurea: granadas enormes que reducen al tamaño de elfos las estatuas femeninas. Junto a la fuente, en el suelo hay una placa metálica donde figura, como es lógico, el nombre del alcalde. Más abajo, en la misma placa, grabado en metal para la posteridad, pero sin lógica alguna aparece el nombre de Sebastián Pérez, presidente provincial del PP. Dado que Sebastián Pérez no es el alcalde, ni el concejal de urbanismo, uno tiene que pensar que su nombre figura ahí con el mismo afán de permanencia histórica que caracterizó a Muammal y a Sebastiani.

Si me equivoco en mis predicciones y la obra del Salón queda bien, prometo a modo de expiación comenzar a recoger firmas para cambiar el nombre del Paseo del Salón. ¿Qué tal quedaría “Muammal Pérez”? ¿Y “Sebastiani Pérez García”?


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>