La maravilla de La Alhambra

e1e1ad60f07c4aa3ccbcb2973e9d7007

Leo que se movilizan hasta los reyes para conseguir que la Alhambra entre en el catálogo de las maravillas del mundo. Lo que me molesta de la noticia es que se trata de obtener un reconocimiento que la Alhambra no precisa.

Al parecer, el montaje es una iniciativa de una fundación suiza, privada e ingeniosa, que ha seleccionado veintiún monumentos obvios (la Estatua de la Libertad, el Cristo de Río de Janeiro, entre ellos) para que se queden en siete. Imagino que la rentabilidad proviene del proceso de votación por teléfono y me imagino que a la industria turística que tiene por centro la Alhambra también le interesa estar entre los mencionados. Así que, dado que por aquí todos vivimos de esa industria, me apresuro a exponer lo que me gusta.

Lo que no me molesta es la noticia de que los escolares de toda Andalucía se han embarcado en la tarea de conseguir la nominación de la Alhambra como maravilla del mundo. “Eres más andaluz que la Alhambra” -dice un refrán que desespera a los levitas antiandaluces a fuer de españoles. Y bien leído, no es que la Alhambra sea andaluza, es que Andalucía es la Alhambra. Aprendí en el “Tratado de la Alhambra hermética” que el Palacio de los Leones recrea el Iram de las Columnas, una civilización perdida que estableció la geometría sagrada con laberintos de columnas que enlazan el cielo y la tierra, una civilización atlante que reaparece siglos después en el ómphalos del gran templo de Córdoba. La mezquita y la Alhambra -explica Antonio Enrique- tienen por vértice a Híspalis, la ciudad tartésica construida corriente arriba del río Tetis y en torno al monolito que señalaba el centro del mundo, el betilo que después se llamó Giralda. Ese triángulo no nos declara, nos constituye.

Así que la memoria colectiva que siempre elige la voz de los niños ha elegido esta vez la Alhambra como centro de la identidad de esta parte del mundo. Piensen por un momento que los elegidos para representarnos fuesen El Escorial o El Valle de los Caídos. ¿Acaso no sería peor el mundo? No es mala sombra la que da la Alhambra. Esa es la maravilla.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>