jmgm

José Manuel García Marín habla de La Alhambra de Salomón

Al fin, coincidiendo con la celebración del milenio del reino de Granada, se publica «La Alhambra de Salomón», de José Luis Serrano, editado en Roca Editorial. Era imprescindible la aparición de esta novela, que yo calificaría de multicéfala, como ya lo fuera «Zawi», su anterior novela histórica, principalmente por cuanto, si bien la época nazarí es conocida, aunque no lo suficiente, la dinastía zirí es ignorada casi por completo y sin embargo, como refleja el autor en su relato, es el momento de la historia en el que Granada tiene su origen, primero como ciudad judía (Gharnata al-Yahud) y después…

32088387da419227f20729e6cf7687d8

1013

La guerra había comenzado cuatro años antes y aún duraría ocho más. Todas las ciudades del Ándalus buscaban protección. Desde la era de Tartessos, fuimos un pueblo de ciudades y estatuas, nunca de guerreros.

f7b9be29873ad525695063e6e748eae3

Ger Anat

A veces un nombre lo resuelve todo. Desde que terminé de redactar “Zawi” busco en Granada a Granada, la judía. Durante los cuatro años que tardé en escribir aquella novela veía con relativa claridad quiénes eran los mercenarios moros o vascos y quiénes éramos nosotros. La claridad se perdía con los judíos. Algo me decía que fuimos judíos, algo me decía que no.

73608782f50eb6af17bb69bdcd662692

De Gárgoris y Granada

Abdalá, el último rey zirí, hace en sus memorias dos observaciones muy curiosas sobre los granadinos de la época que me parece que, de alguna forma siguen siendo acertadas. La primera es que las gentes de Elvira no se llevaban bien entre sí. 

9415f9bcd76598f9c08127db1641b596

Teodicea de Granada

Desde Leibniz, la pregunta central de la teodicea es que cómo es posible el mal en la bondad infinita de Dios. Leamos a quien leamos, desde los geógrafos más antiguos, hasta Bosque Maurell, desde Münzer hasta Ganivet, o desde Justino Antolínez y Francisco Bermudo hasta Juan Mata y Álvaro Salvador, la pregunta central sobre Granada es una trasposición de la teodicea: ¿cómo son posibles tantas atrocidades en una ciudad tan bella como Granada?

n_sporting_de_gijon_varios-1496818

Gracias, Aznar. Diario de un escritor agradecido

Miércoles 22 de septiembre. Tengo que acabar. Desconectaré el teléfono. Me iré a un cortijo, pero tengo que acabar, porque va para dos años que empecé una novela, que hoy por hoy mide 28 folios. Nunca había escrito tan despacio. El primer obstáculo es que, por exigencias editoriales, los personajes me vienen dados por la historia y eso me obliga a estudiar. El segundo problema es que lo que estudio es el siglo XI y, claro, a la tercera, los amigos me ven venir y huyen.