5cf9cad94714c5577919c266171d935c

De los ausentes

El lunes llegó mi novela a las librerías. Me enteré por la tarde. Estaba yo esperando a mis hijos en la parada del autobús escolar en la Gran Vía y Claudio, el librero de Atlántida, me llamó para que entrara y se la firmara al primer comprador.

398a8bc2e3f7f879ff0986359513be80

La marquesa salió a las cinco

Cuenta André Breton en El manifiesto surrealista que Paul Valery aseguraba que siempre se negaría a escribir una frase tal como “la marquesa salió a las cinco”. Los poetas no perdonan que los novelistas tengan tan poca ambición expresiva y que se limiten a dar testimonios puramente informativos. En el último año de su exilio, le preguntaron a Rafael Alberti que si conocía la literatura que se estaba haciendo en España. Respondió que conocía la poesía, pero no la novela. Y dio una explicación en parecidos términos. Vino a decir que los personajes de la novelas tardan cuarenta páginas en…

0d0c19531d6e29f793ed165732978408

Salgo en una novela

Un día, cenaron en mi casa unos cuantos amigos. Aquella noche, mi mujer no estaba pero, al día siguiente, mi hija la informó con detalle de quiénes habían sido los comensales: le fue diciendo el nombre de cada uno y añadió: “… y también vinieron dos curros”. La explicación era que en aquella cena estaban Curro Garrido y Andrés Sopeña. Como los dos son sabios, tienen barba, hablan de lo que hablan y son como son, mi hija convirtió el nombre propio del que más conocía en nombre común que los designaba a los dos. Pero ahora, desde que Curro…

n_sporting_de_gijon_varios-1496818

Gracias, Aznar. Diario de un escritor agradecido

Miércoles 22 de septiembre. Tengo que acabar. Desconectaré el teléfono. Me iré a un cortijo, pero tengo que acabar, porque va para dos años que empecé una novela, que hoy por hoy mide 28 folios. Nunca había escrito tan despacio. El primer obstáculo es que, por exigencias editoriales, los personajes me vienen dados por la historia y eso me obliga a estudiar. El segundo problema es que lo que estudio es el siglo XI y, claro, a la tercera, los amigos me ven venir y huyen.

48ee1e8a0a8f50dce4f8cb9ab418e211

Yestergay

Vivir no siempre es real, porque viven los deseos que cuando se realizan mueren, y porque viven las palabras, viven las canciones y viven, como si fueran bichos malos, los personajes de las novelas. La abogada Amparo Larios es un personaje de novela que puedo asegurarles que está más vivo que su autor.