7e58113966c67085953dd45e2ed189c9

El solterón de Königsberg

Sólo dos cosas levantaron la admiración de Kant en vida: el cielo estrellado sobre su cabeza y la ley moral. El cielo estrellado sigue ahí, aunque cada vez nos sorprenda mas verlo desde la ciudad por causa de la contaminación. La ley moral también sigue ahí aunque cada vez la vemos peor por causa de la contaminación ética de la guerra y el ecocidio. Pero nadie fue Kant para quien lee a Kant. Su biografía estorba para leer su obra. Su ética es justo lo que no es biográfico. Construyó una ética sin Dios, ni sujeto. En la cumbre de…

0847d5211daa2cfcfde28d825aa07d5d

Europa

Europa es silenciosa. No es sustantivo, es adjetivo. Europa no es nación, ni estado, ni lengua, ni país, ni pueblo. Europa, eso sí, hace unos años estuvo a punto de ser constitución sin estado, constitución sin nación, constitución sin raza, religión, opinión ni creencias. El sueño republicano de Kant.

De estados y de lenguas.

Hay dos leyendas liberales sobre el contrato social originario. En ambas el hombre era un lobo para el hombre. En ambas, reunidos los hombres deciden salir del estado de naturaleza y para ello ceden una parte de su libertad natural a un nuevo hombre artificial llamado estado político. Pero para la primera versión (Hobbes) esa cesión de derechos y libertades naturales es irreversible. En cambio, para la segunda versión (Locke), los humanos cedimos los derechos en préstamo condicionado a que el estado garantice y proteja el margen de libertad natural que nos reservamos. Si no lo hace, lo disolvemos. Llamaremos…

500a44935c8320008f1c713a63e32b8e

De ti y de la felicidad

Borges la señala como una de las frases más memorables que le ha deparado su trato con las letras. Teniendo en cuenta la intensidad de ese trato, me parece que hay que reproducirla. Más o menos dice así: muchas veces en la vida emprendí el estudio de la metafísica, pero siempre me interrumpió la felicidad.

9f6d22dec5a20bcdd01cd84e98637764

Contra la felicidad

Si puedo debo, ese parece ser el eslogan moral de esta época. Si tengo la capacidad tecnológica para hacer algo ese algo es bueno. Si puedo clonar seres humanos, la clonación es moralmente buena. Si puedo fabricar coches veloces, no tengo que plantearme el problema moral del holocausto veraniego de los accidentes de tráfico. Si puedes imaginarlo puedes alcanzarlo, repite la publicidad. Es la ética del sin límites. La ética performativa que valida lo que existe por el simple hecho de existir. Es la moral de la destrucción y la ética que legitima el ecocidio.

ea457adccaa9e569cff05de9b4f3b04d

De vientos y orígenes

Un amigo escritor ha venido a verme a San José para hablar de cosas literarias. Como es poeta y madrileño, parece un cortesano de los austrias y sonríe con suficiencia central si nos oye hablar de Andalucía o de otras periferias. Sólo se conmueve cuando oye hablar en catalán o si le mencionan el plan Ibarretxe. Entonces saca sus defensas más tópicas. A pesar de todo, está dispuesto a reconocer que hay tres Españas, como mucho cuatro si contamos a Galicia, pero sonríe cual Quevedo malicioso si le decimos que lo raro aquí es Cádiz o Canarias.