Paseo de las Palmas

Mi pequeño ha cumplido un año y ya va al cole. Recorro cada día el Paseo de las Palmas para llevarlo y traerlo. Entro por la parte más próxima a la Carretera de la Sierra y asciendo primero un tramo de calle imaginable sólo en esta ciudad.

f5207093f4bafcb21c0c017e46b49f6e

Cuando siempre era viernes

Al despertar de la siesta, veo la llamada perdida de un querido amigo. Lo llamo, pero como su teléfono está ocupado me pongo a pensar en el motivo de su llamada. Finales de julio, días previos a las vacaciones, seguro que se trata de un encuentro, una barbacoa de despedida o algo así. Él tiene tres hijos como yo, de manera que se tratará de un encuentro jaleoso con pizzas y ‘fantas’ en el que los adultos conversaremos bajo la continua interrupción del vaso de agua, de la rodilla desollada, del “niño, que te he dicho que dejes en paz…

ae265ec8d02add74bcb0f72e47ec001b

Unicornio

Animal, años, cielo, desierto, espejo, jardín, mujeres, música, pirámide, secreto, símbolo, templo, torre y unicornio. Estas son las catorce palabras elegidas por mi hija de siete años para que le componga un cuento antes de mediodía.

2e2843e2ade511d88df42c8a44a73c77

Del gato Anakin

Ahora sé que no fue casual: este verano mi hijo se empeñó en tener un gatillo. Hasta ahora sus mascotas habían sido una tortuga llamada Claudia, un escorpión (por fortuna disecado), dos ratones mutantes y el último espécimen – creo- de la tarántula europea.

85b62d4a27ea43297eb1ab349b6e06c6

Diario de un padre feliz

9 de diciembre.- Globalización es que mi mujer se entera de que he perdido y encontrado la maleta porque lo lee en esta mi columna de La Opinión. Globalización es que yo estoy aquí con camiseta de tirantes, treinta grados y humedad y ustedes me están leyendo ahí, en esa ciudad de nuestros dolores, bajo cero y ya en plena secuencia de cenas y almuerzos de fraternidad. La verdad es que esto es sólo lo bueno de la globalización. Globalización también es el cambio climático que ha secado el Amazonas.

5483e331a9bace540b3a2478fc014e25

De piedras y de olores

A la vuelta del colegio, mi hijo trajo un tubo amarillo de plástico del tamaño de un brazo y un tornillo brillante y muy grande. Le pregunté por lo que pensaba hacer con eso y me respondió con naturalidad que pensaba atornillarse el tubo amarillo a la médula espinar, como hace el doctor Octopus en la película de Spiderman. La verdad es que no me pareció mala idea, aunque tardé un poco en comprobar por mí mismo que es imposible que alguien se atornille algo en la propia espalda.