Pongamos que mañana es 4 de diciembre

Puede que Andalucía no haya salido mal parada. Me dicen que sí. Puede que no. No lo sé. Ya nos enteraremos cuando hablen los que tienen que hablar. Sin embargo, hay algo claro: bien o mal parada, Andalucía ha estado ausente. La negociación del nuevo modelo de financiación autonómica se ha hecho entre dos interlocutores: Cataluña y el Estado español. Hay otros dos ausentes: País Vasco y Navarra, pero estos son ausentes de lujo, ausentes por sus fueros. Las otras catorce autonomías han sido espectadores pasivos.

0847d5211daa2cfcfde28d825aa07d5d

Europa

Europa es silenciosa. No es sustantivo, es adjetivo. Europa no es nación, ni estado, ni lengua, ni país, ni pueblo. Europa, eso sí, hace unos años estuvo a punto de ser constitución sin estado, constitución sin nación, constitución sin raza, religión, opinión ni creencias. El sueño republicano de Kant.

¿Dónde vas Manuel Chaves?

Los nuevos jacobinos centralistas arremeten contra la proliferación de cargos públicos que significa la federalización de España. Puestos a recortar en tiempos de crisis, ellos empezarían por cerrar la Generalitat o disolver la Comisión de Bruselas.

Excesos de Pizarro, silencios de Chaves.

Estaba yo extrañado de haber viajado por Francia y España sin pisar París ni Madrid. En realidad eran dos viajes, uno académico y otro literario, el caso es que mi trayecto fue el siguiente: Granada-Barcelona-Limoges-Bilbao-Málaga. Mi alegría por no haber pisado Barajas se terminó cuando recibí la factura de los desplazamientos al mes siguiente. No porque fuera muy elevada (que lo era: 2.300 euros), sino porque la agencia de viajes de El Corte Inglés la había facturado en Madrid. Es decir, que una sociedad con residencia en Madrid, que paga allí el impuesto de sociedades, recauda en Granada el valor…

28b8f12309e9ac4afaade20e5d04ffc2

Iberismo y españolismo

 Hace unos días se presentó una encuesta realizada por el Centro de Análisis Sociales de la Universidad de Salamanca que expresaba la simpatía del 40% de los portugueses y el 30% de los españoles a una eventual federación ibérica. El dato indica un crecimiento de la tendencia iberista y una disminución de la indiferencia a ambos lados. Está muy por encima de las previsiones y es sorprendente. No es de extrañar que todos los periódicos de un lado y otro lo recogiesen. ¿Todos? Bueno, casi todos.