a42a2aa6c7440291c38ba9adc5892a56

De postales y de planetas

El miércoles salí a pasear al sol de Plaza Nueva y como tantos días me encontré con Lola Boloix, amiga desde hace muchos años y una de esas lectoras en las que uno piensa los jueves cuando escribe la columna del viernes: ¿le gustará esto a Lola?

aaa036e4cb16038f90e128d8e39c714f

De la luna y el pirarucú

El lunes cumplía años lejos de casa y mis hijos me telefonearon para felicitarme. Mi niña me contó que había habido un eclipse y que lo había visto en el colegio a través de un telescopio. Mi hijo añadió que la luna se puso delante del sol y que habían utilizado gafas y una “caja negra”. Los dos se quedaron muy sorprendidos de que yo no hubiera visto el eclipse porque estoy en el hemisferio sur. Y yo me quedé echándolos de menos e imaginando cómo podría ser una caja negra que sirva para mirar un eclipse.

75b44b0e9c2e5d305fa323c6c51d3476

La noche igual

Ayer llegué a Brasil. Para poder volar todavía tengo que tomar fármacos hipnóticos y ansiolíticos. Hace años tuve un accidente aéreo. Eso daría para un caorama o para varios, sobre todo cuando uno lee que aquel avión partido se convirtió en obra de arte. No los he escrito todavía porque mantengo un verdadero debate filosófico conmigo mismo acerca de si aquel día de 1992 tuve buena o mala suerte. Por un lado, soy un superviviente y eso está claro que es una prueba de mi buena suerte pero, por otro lado, padezco desde entonces una neurosis postraumática, más conocida por…

Estrés navideño

Hace años pasé un otoño en el medio oeste norteamericano. Me invitó un profesor amigo que había mandado construir una gran casa de madera a las orillas del río Ohio. Habría sido más feliz todavía en aquellos bosques de colores impensables, si mi anfitrión no me hubiera advertido tanto acerca del hombre que vivía en la casa más próxima: era un antiguo militar pendenciero, con el equilibrio perdido en la guerra del Vietnam y propietario al parecer de un verdadero arsenal. Un día, apenas había comenzado noviembre, me alarmé porque vi al vecino subido en una escalera, instalando una gran…

9b2c4b44fb86522964124ed80d03c5e8

El alma retrasada

Durante sus viajes por la Amazonia, los indios xavantes se detienen de vez en cuando durante unas horas para aguardar a que los alcance el alma. Mi cuerpo volvió ayer de Latinoamérica, pero mi alma debe andar cruzando el Atlántico. Ya sé que esto se llama jet lag o fuso horario, pero a mí me gusta más explicarlo con la hipótesis india del alma retrasada. En los viajes transoceánicos unas horas de espera no bastan, y es preciso aguardar al alma durante varios días. En ese tiempo se corre el riesgo de que un dios menor te ocupe el hueco…

4965657af186b9092c7a96976ffe881c

Navidad tropical

Brasil vive el sueño de las transiciones. Desde la victoria electoral del Partido de los Trabajadores y el acceso de Lula al gobierno de la República, el país parece conmovido por su propia trascendencia internacional. Como no podía ser de otra manera las oligarquías familiares que no han pactado con Lula andan preocupadas y mueven en silencio las piezas de la deslegitimación.