MP

Miguel Pasquau: La Alhambra es una novela

Cuando vine a estudiar a Granada, mi padre me aconsejó cómo tenía que ver la Alhambra. Me dijo que le hiciera una primera visita solo, sin guías ni lecturas, a ojo descubierto: que me perdiera entre tantas cosas que no iba a entender. Esa sería, dijo, la primera impresión, que no debe ser escamoteada con prejuicios de erudito. Ver, oler, escuchar la Alhambra sin ayuda. Después habría que “leerla”. Ya vendrían las explicaciones. Así lo hice. Todavía recuerdo la primera vez, despreocupado por no entender tanto que estaba escrito en las paredes. No había historia, no había relato: sólo había…

7ced67c0d648122bcae10129de981341

Del odio

Para que voy a andar con rodeos: yo la odiaba. En un suplemento cultural, había escrito una crítica tan dura e injusta de mi primera novela que juré venganza. Indagué en el mal de ojo y practiqué con otros autores noveles agraviados las técnicas del vudú. Como la editorial no me permitía denunciarla por impostora, la convertí en personaje de mi segunda novela y le dediqué la página más dura que he escrito contra nadie. Vacaburra, era lo más suave que le decía.

500a44935c8320008f1c713a63e32b8e

De ti y de la felicidad

Borges la señala como una de las frases más memorables que le ha deparado su trato con las letras. Teniendo en cuenta la intensidad de ese trato, me parece que hay que reproducirla. Más o menos dice así: muchas veces en la vida emprendí el estudio de la metafísica, pero siempre me interrumpió la felicidad.

bd3346ba561b5b55180dd1441a09d1ee

El atrapasueños

La casa en la que vivo estos días parece sacada de un sueño mío. Tiene una terraza pintada de azul y llena de macetas cuajadas de flores rojas, vistas al Tibidabo que desde aquí parece el Sacre Coeur, una gata egipcia y silenciosa, aires mediterráneos y música futura. De vez en cuando, desde el dormitorio, se oye el tañido de un extraño artificio que está colgado en la terraza. Son tres cañas huecas que penden de una estructura de marioneta con una suerte de badajo de campana en el centro. Se llama atrapa-sueños y quiere la tradición de los indios…

d063d8b7c1471349d2847c26ce4e4d8c

La fama de los impostores

A lo lejos, jugaba la selección española de fútbol, pero hacía varios meses que no nos reuníamos en torno al vino y, por lo tanto, la charla fue desplazando a los jugadores de Ghana. En el primer recodo de la conversación, Javier Sánchez, más conocido por Shere Kan, lúcido y sereno, nos llamó la atención acerca de la posibilidad de que Julio César disfrute de una fama universal que no merece.

b8292acafd72142128a3481ac4b0abff

Del miedo y del olvido

Cuatro días después de perderla, mi maleta ha llegado a Santa Catarina. Cuando la facturé el viernes pasado en el aeropuerto de Granada me dijeron que podría recogerla en mi destino final y, al parecer no era así: tenía que haberla recogido en Sao Paulo, pasar con ella la aduana y volver a facturarla.