Ecología de las palabras

ebe9ac202a3149b75a8ae8adb2e1d8a7
Deberíamos construir una ecología de la lengua. Especies en peligro de extinción, palabras amenazadas, especies saqueadoras, palabras mutantes. La crisis ecológica no es sólo el calentamiento global, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad del planeta. Llega a las palabras y afecta al alma.

El capitalismo –esto no es un eslogan- está terminando con el hambre en el planeta, funcionaría bien, pero tiene un límite ecológico infranqueable. Como el cáncer que progresa y progresa, pero al fin destruye al organismo que lo contiene y lo hace posible, así el capital progresa y progresa pero acabará con la biosfera.

Esto es lo que hay que ocultar del capital. De cada cosa hay que ocultar lo peor. De los nazis hubo que negar el exterminio de judíos. Nadie se preocuparía en negar, por ejemplo, su europeísmo: eso no molesta demasiado. Y del capitalismo hay que tapar la crisis ecológica. Por eso, se escriben libros-bomba, falsos y cancerígenos, cargados de falacias como El ecologista escéptico.

Curioso que los negacionistas de la crisis ecológica proliferen en los mismos medios que los que arrasan la lengua y la historia. Algunos columnistas, periodistas o no, cuya mención sería un exceso, cultivan hoy la peor prosa: cometen dequeísmo, abusan de gerundios, puntúan mal. Curioso porque ellos son también los que injurian, manipulan, mienten y tergiversan. Forma y fondo van unidos. Hay entre ellos revisionistas de la historia: el golpe de estado no lo dio Franco, Zapatero entró al Congreso como Tejero o Pavía, los andalusíes éramos bárbaros del sur… Pero destaca la pobreza de su léxico. Los pensamientos pobres y simples se corresponden con eslóganes reiterados y vacíos, soniquetes mediocres. Hay entre ellos negacionistas del calentamiento global, del cambio climático y de la crisis ecológica. Enemigos de la ingeniería jurídica de Kyoto, enamorados de la libre emisión de gases, despectivos con la biodiversidad…

Se llaman liberales, pero el uso de ese autónimo es la prueba de que también desprecian las palabras. Siesta, mosquito, guerrilla y liberal son las cuatro palabras que la hispana ha generalizado en todas las lenguas. Y liberal no quiere decir antisocial, quiere decir ciudadanía, abolición del vasallaje, autonomía moral y republicanismo. La biosfera extermina a las especies que abusan de ella, la lengua también.


 

2 thoughts on “Ecología de las palabras

  1. Acertado, profundo y comprensible. Ser humanista obliga a aspirar a esos tres calificativos en la peripecia personal.
    En este caso, creo, que la aspiración está plenamente cumplida. El acierto viene garantizado por la relación de aspectos tan diversos como: lenguaje, decrecimiento, historia, picaresca,.. La profundidad tiene que ver con el mensaje indeleble para quien mire con seriedad el devenir de la especie. Lo demás cae de su peso.

  2. Cada noche legiones de camiones de palabras-basura debían recorrer las ciudades llevándose tanto estropicio, tanta contaminación. Pero no hay todavía una industria de residuos para la lengua. La mierda queda en medio, huele mal, molesta. Por eso hablar y escribir bien es algo así como saber abrir un rincón de dignidad en un vertedero.

    [Por cierto: ¿por qué me sale por defecto en la casilla de correo electrónico “virgendelasangustias.com”? No es mi correo, pero me encanta y lo dejo]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>