Del peligro y la oportunidad

9ad74ebcc3d83e86bcc0098026ed5e9f

Cae en mis manos un devastador informe de la consultora Variant Perception sobre la crisis en España. Tres cosas viene a decir: la crisis no ha empezado. La crisis será larga. La crisis será terrible. En 2010 comenzará un largo periodo deflacionario. Habrá cierre de empresas en cascada. Bancos zombies que sólo podrán sobrevivir con inyecciones de dinero público. Niveles insostenibles de desempleo. Se colapsará el mercado inmobiliario y habrá insolvencias bancarias generalizadas. Dice más: que el crash inmobiliario español será mucho peor que el estadounidense. Que se engañan los inversores si piensan que la banca española está entre las más fuertes del mundo, que está ocultando sus pérdidas, tal como sucedió en Japón hace más de un década. Pero peor.

Este informe ni menciona Andalucía pero, por lo que leo en textos de economistas críticos y serios, todo será peor aquí. Todo agravado por la dependencia y la colonización de tantos Giles y Florentinos.

Componiendo titulares e informes, leyendo entre líneas e interpretando entrevistas, deduzco además que si la peor crisis española la padeceremos los andaluces, lo peor de la crisis diferencial de Andalucía se lo llevará Granada.

España a la cola de Europa, Andalucía a la cola de España, Granada a la cola de Andalucía… Y lo peor es que podría seguir hasta llegar a mí mismo.

Esta es la primera crisis económica que afecta a mi yo biográfico, a mis proyectos vitales, a mi psique, a mis relaciones con los que más quiero. Nunca antes había analizado mis decisiones vitales en términos económicos. Una casa, por ejemplo, no era para mí un valor de cambio, sino un valor de uso. Me asustaba de los que pronunciaban frases tales como “le he ganado a mi casa tanto en tanto tiempo”.

Ahora no. Vienen tiempos de hipotecas y ajustes. De renuncias y enfados. Puedo verme como titular de una subprime o ver como se esfuma el patrimonio de mis padres. Pueden quitarme salarios o subirme impuestos. Sólo hay una cosa que resistirá: lo que me ha sido dado leer. Lo que sé.

El termino chino para la palabra ‘crisis’ se compone de dos ideogramas: wei que significa dificultad, y ji que significa oportunidad. Mi peligro es la ruina, mi oportunidad es lo que sé.

Entre otras cosas sé que si esto vale para mí, vale también para Granada, Andalucía, España y Europa. Para todos, el peligro es la ruina, la oportunidad es la educación, la investigación y el desarrollo tecnológico. Pero debo estar equivocado porque la asignación presupuestaria a investigación ha bajado este año un 37%. Zapatero sí que sabe.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>