De disparates y eunucos

c987a1b31fd3f1f08322280ca0954f48

Un compañero y querido amigo me cuenta la siguiente anécdota universitaria: planteó en un examen el siguiente enunciado: ‘Italia es miembro de la Unión Europea’. Los alumnos tenían tres opciones: verdadero, falso o no responder. La gran mayoría acierta al subrayar verdadero, pero un porcentaje bajo deja en blanco la respuesta, y aun quedan algunos alumnos que subrayan falso. La pregunta que se hacía el desconsolado profesor no era tanto la de que cómo es posible que no se sepa en quinto de Derecho que Italia es miembro de la UE, sino esta otra: ¿de dónde carajo han podido sacar la información de que no lo es, teniendo en cuenta que durante el examen podían consultar los textos que le diera la gana, incluidos los tratados constitutivos?

El martes pasado, en una columna de opinión, publicada en el diario Ideal, se afirmaba que Zawi Zirí era eunuco. El enunciado según el cual Zawi estaba castrado es tan falso como el de que Italia no es miembro de la Unión Europea y, por lo tanto, cabe plantear la misma cuestión: ¿de dónde carajo puede haber salido esa información tan disparatada? El asunto no pasaría de la anécdota si no fuera porque nos encontramos a punto de conmemorar el primer milenio del traslado de la capital de la cora de Elvira a Granada. Y si no fuera porque el autor de la columna es Melchor Sáiz -Pardo, una institución del periodismo granadino. En favor suyo hay que decir que no da este dato como resultado de su saber, sino por haberlo oído de un historiador al que él menciona con nombre y apellidos, cosa que yo no haré, porque tampoco son exigibles explicaciones de lo que uno comenta en una conversación entre amigos.

El caso es que, del mismo modo que el alumno que sostiene que Italia no es miembro de la UE no ha consultado la bibliografía, quien afirme que Zawi estaba castrado no ha consultado las memorias de Abdalá, el único documento coetáneo en el que se narra la fundación, ni tampoco mi biografía novelada Zawi que, modestia aparte, no pasó desapercibida en la ciudad. Pero hay una gran diferencia: no podemos ni imaginar de donde saca un alumno que Italia no está en la UE y, sin embargo , nos podemos imaginar de donde viene la idea de que Zawi era eunuco.

Viene de un imaginario colectivo oscuro donde habita la leyenda nacional-católica con ribetes de romanticismo orientalista, la patraña de que Al Ándalus invadió España y fue saliendo a lo largo de ocho siglos, un pozo ideológico donde habita la idea de que aquí abajo todos eran moros sin distinguir entre bereberes y andaluces, entre judíos o eslavos, entre el siglo X y el XIV.

Nos hemos pasado siglos sin saber quien era Zawi, ni cuales son los orígenes de esta ciudad y de nuestra identidad. Siglos en los que el nombre de Zawi no ha merecido ni una pequeña calle en la ciudad que fundó. ¿Será posible que pasemos de la ignorancia a la falsedad? ¿Dejar en blanco la respuesta es preferible a responder un disparate? Ojalá el Milenario sirva para mejorar nuestras infraestructuras, pero ojalá que aporte algo de luz sobre nuestros orígenes. Ojalá que todo esto sea sólo una anécdota.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>