3d3b7d5d68132cc424920deb43e754bb

BROOKLYN BABILONIA (capítulo 1)

Gabriel se acordó de la prima Sara. Movía distraído la cucharilla en el café, cuando le pareció estar viéndola otra vez vestida de rojo, cruzando la plaza de toros de Linares, a las terribles cinco de la tarde de agosto. Y lo que lo sorprendió no fue tanto la añoranza repentina de Sara, sino el hecho mismo de volver a recordar; porque aquel era el primero de los recuerdos grandes que logró encontrarlo.