3d3b7d5d68132cc424920deb43e754bb

BROOKLYN BABILONIA (capítulo 1)

Gabriel se acordó de la prima Sara. Movía distraído la cucharilla en el café, cuando le pareció estar viéndola otra vez vestida de rojo, cruzando la plaza de toros de Linares, a las terribles cinco de la tarde de agosto. Y lo que lo sorprendió no fue tanto la añoranza repentina de Sara, sino el hecho mismo de volver a recordar; porque aquel era el primero de los recuerdos grandes que logró encontrarlo.

6ddb2450462828abf9aabc88d6bfb7fe

¿En qué consiste ser francés?

¿Para usted, en qué consiste ser francés? Esta es la pregunta con la que el gobierno de Nicolas Sarkozy ha abierto un debate que promete ser grande porque interesa, según las encuestas al 60 por ciento de los franceses.

05a977f75c8bd421cf67e35678973f79

Diario de un ciclista granadino

Salgo con la bicicleta. Me juego por primera vez la vida al cruzar la carretera de la Sierra. El otro día, sin ir más lejos, el 13 adelantó al 33, se metió en el carril de la izquierda a pesar de dos rayas continuas y chocó contra un coche en el que viajaban una niña pequeña y una mujer embarazada. Bueno, pues justo por ahí cruzo yo pensando en mis tres hijos.

eb9b7452cdc806568d2312ea5614a301

De lo público y de lo íntimo

El Tribunal Constitucional le dio muchas vueltas al asunto: el videoaficionado había captado la cogida de Paquirri y su entrada en la enfermería de la plaza. La familia del torero pedía los ingresos obtenidos por el aficionado, la retirada del video, en definitiva, la restitución de su derecho a la propia imagen, un derecho fundamentalísimo del que por lo tanto no se puede abusar. El demandado argüía el derecho a la información, también fundamentalísimo: la cogida y muerte de un torero es un asunto público. El Tribunal Constitucional dictó una sentencia salomónica: dividió el metraje del video. La imagen del…

24051f1a73d7ccf80aa0e781a6178da9

Muammal, Sebastiani y Pérez

En el siglo XI, un edil del rey Badis convirtió el arenal del río Genil en su confluencia con el Dauro en un paseo de álamos. La ciudad recién nacida encontró allí un área de esparcimiento veraniego y comenzó a frecuentar la zona. Podemos imaginar allí las citas de los enamorados, las carreras de la muchachada, los caballos de los ricos, los carros de los aguadores, los quioscos que servían el sirope con nieve del Veleta, la seda roja de los poderosos y el lino pobre de la ‘amma. El edil de Badis se empeñó en que la nueva alameda…

a28321ba8f3530fc856783a3123dd44c

De la ciudad y de sus límites

Esta crisis es metabólica, proviene de la aparición de un límite biofísico al capital. El capital, como el cáncer, no conoce límites. A la cantidad más alta de dinero imaginable siempre puedo añadirle uno. La biosfera —como la ciudad, el agua o los cuerpos— sí tienen límites. A la cantidad más alta de habitantes de una ciudad, de una comarca o de un planeta no puedo añadirle ni uno más. El precio de las viviendas ha subido durante décadas a un ritmo del quince por ciento anual, pero las viviendas humanas —que no son precio, sino hábitat, ciudad, materia y…