500a44935c8320008f1c713a63e32b8e

De ti y de la felicidad

Borges la señala como una de las frases más memorables que le ha deparado su trato con las letras. Teniendo en cuenta la intensidad de ese trato, me parece que hay que reproducirla. Más o menos dice así: muchas veces en la vida emprendí el estudio de la metafísica, pero siempre me interrumpió la felicidad.

2e2c1711fe12b24ae23d95c35bfd21c2

El otro

Ví mi nombre en la web de una gran librería como autor de la siguiente obra: Marchas, ascensiones y ferratas por las dolomitas. Ni sabía lo que era una ferrata, ni por donde quedaban los macizos dolomíticos, pero allí estaba José Luis Serrano como autor de novelas negras, de Zawi, de cosas académicas ¡y de treinta y dos itinerarios por unas montañas a las que jamás fui!

32088387da419227f20729e6cf7687d8

1013

La guerra había comenzado cuatro años antes y aún duraría ocho más. Todas las ciudades del Ándalus buscaban protección. Desde la era de Tartessos, fuimos un pueblo de ciudades y estatuas, nunca de guerreros.

47359a90eed3ee35f2dab5a3c718abb3

Mediterráneo

En una tarde de otoño y en una playa de arenas negras, dos niñas juegan a no mojarse los pies: nunca olvidarán esa tarde.

De Zapatero y del equinoccio

Son cosas irracionales, pero que uno se cree hasta que no suceda el hecho que las desmienta. Por ejemplo: ningún candidato ha ganado unas elecciones en España sin una “z” en el apellido. Felipe González le ganó a Fraga, Aznar a Almunia y Zapatero a Rajoy. (Ruiz Gallardón ganaría, Rato también perderá).