cd66a7a18d37d7e5dd969c249e9a1ecb

Felices antifiestas

Tres son las características de toda fiesta. La primera es que la fiesta rompe el orden cotidiano de los días. No hay horarios industriales ni agrícolas, no hay que levantarse a una hora temprana, ni comer a las dos, ni irse a la cama con la radio para cerrar los ojos a la hora justa que nos permita volver a madrugar y volver a empezar. En los días de fiesta está permitido que el sol de mediodía entre en la cama o que el amanecer entre en los ojos cansados ya de tanto reír. La fiesta no tiene tiempo de…

85b62d4a27ea43297eb1ab349b6e06c6

Diario de un padre feliz

9 de diciembre.- Globalización es que mi mujer se entera de que he perdido y encontrado la maleta porque lo lee en esta mi columna de La Opinión. Globalización es que yo estoy aquí con camiseta de tirantes, treinta grados y humedad y ustedes me están leyendo ahí, en esa ciudad de nuestros dolores, bajo cero y ya en plena secuencia de cenas y almuerzos de fraternidad. La verdad es que esto es sólo lo bueno de la globalización. Globalización también es el cambio climático que ha secado el Amazonas.

e7c0584255fa6f2981e510285a9e9e4f

De sirenas y de retornos

Dos son las historias más antiguas, una es la de la creación, la otra la de los expulsados del paraíso. Varios estados norteamericanos se empeñan en imponer la enseñanza del creacionismo y los gritos de la polémica se escuchan desde hace cien años. No entiendo por qué, en cambio, el relato de la expulsión genera tan pocas polémicas.

b8292acafd72142128a3481ac4b0abff

Del miedo y del olvido

Cuatro días después de perderla, mi maleta ha llegado a Santa Catarina. Cuando la facturé el viernes pasado en el aeropuerto de Granada me dijeron que podría recogerla en mi destino final y, al parecer no era así: tenía que haberla recogido en Sao Paulo, pasar con ella la aduana y volver a facturarla.

d722f2a14a84b7ad8053262f61a6106b

De San Miguel y la teodicea

Desde Leibniz, la pregunta central de la teodicea es que cómo es posible el mal en la bondad infinita de Dios. La pregunta central sobre Granada siempre fue una trasposición de ésta: ¿cómo son posibles tantas atrocidades en una ciudad tan bella como Granada?

73608782f50eb6af17bb69bdcd662692

De Gárgoris y Granada

Abdalá, el último rey zirí, hace en sus memorias dos observaciones muy curiosas sobre los granadinos de la época que me parece que, de alguna forma siguen siendo acertadas. La primera es que las gentes de Elvira no se llevaban bien entre sí.