4965657af186b9092c7a96976ffe881c

Navidad tropical

Brasil vive el sueño de las transiciones. Desde la victoria electoral del Partido de los Trabajadores y el acceso de Lula al gobierno de la República, el país parece conmovido por su propia trascendencia internacional. Como no podía ser de otra manera las oligarquías familiares que no han pactado con Lula andan preocupadas y mueven en silencio las piezas de la deslegitimación.

077ab55046ce80eaf9a3ddea999597ca

Tánger se ha vuelto a morir

Al atardecer, el escritor Mohamed Chukri nos recibió en un restaurante. Se sentaba a escribir en una mesa lateral junto a la ventana y había mandado decorar el local con las fotos de su vida. Escribía en hojas sueltas de cuaderno escolar, con una caligrafía menuda de renglones torcidos, casi circulares.

c9b002fe1bb0320831a8ae78670fdb6f

Reivindicación de un tranvía parsimonioso

2004. Cuando el autobús escolar llega a la puerta del colegio, se ve a un niño muy pequeño que baja con el pantalón manchado. Ha vomitado el desayuno. Ha pasado cuarenta y cinco minutos sentado en el microbús para recorrer los dos kilómetros escasos que separan su casa del colegio.

fc1da7257992fc36032e11db3df7a664

¿Cómo era la vida antes?

Ya hace más de veinticinco años. Cuando yo era estudiante de Derecho había una sola fotocopiadora en la calle de San Jerónimo. Se ponía un duro —lo cual era una cosa muy seria— en la ranura de una máquina, y salía un folio borroso, largo y húmedo. Aquello era tan serio que sobre una misma fotocopia estudiábamos varios y, como era lógico, estaba prohibido subrayar.

48ee1e8a0a8f50dce4f8cb9ab418e211

Yestergay

Vivir no siempre es real, porque viven los deseos que cuando se realizan mueren, y porque viven las palabras, viven las canciones y viven, como si fueran bichos malos, los personajes de las novelas. La abogada Amparo Larios es un personaje de novela que puedo asegurarles que está más vivo que su autor.

c82cc4e14a1d2c8c8ffff9840d24b558

Identidad

Trabajo en casa con el teléfono siempre cerca porque espero con impaciencia que me llamen de Hollywood o de la productora de Pedro Almodóvar para encargarme un guión y aquel día, cansado de mirar al aparato mudo, llamé y me dijeron que ahora no, porque ya se lo habían encargado a José Luis Serrano.